Luego de largos meses vuelvo a publicar aquí. A partir de ahora procuraré no perder continuidad, ya que he avanzado lo suficiente en cuentos y novelas para darle periodicidad a las publicaciones, luego de un año pues, familiarmente difícil... Mi nombre es Pablo Daniel Rodríguez Remedios, escritor, cantautor y fan de la ciencia ficción y de la fantasía. Gracias a todos por estar ahí y en especial a mi amiga del alma, la excelente poetisa Salma Hassan ¡Un abrazo fuerte a todos!

domingo, 6 de agosto de 2017

EL HOMBRE LOBO QUE NO QUERÍA ABURRIRSE

Hacía ya casi una semana que Marita, la maestra de pre-escolares, sentía una rara sensación cuando volvía de la escuela. Varias veces le pareció que la seguían, pero cada vez que miraba hacia atrás no veía nada extraño.
Hasta que un día, ya en su casa y al rato de regresar de la escuela, alguien golpeó a su puerta.
Cuando abrió, se encontró frente a frente con un enorme hombre lobo… Ni llegó a gritar de lo asustada que estaba. Es más, quedó tan conmocionada que luego ni recordaría  como llegó a estar sentada en un sillón de la sala, con el hombre lobo haciéndole aire con una revista.
-No se asuste- le decía- Estoy aquí solamente buscando ayuda.
Finalmente logró contestarle:
-¿Qué tipo de ayuda quiere? ¡Casi me mata del susto!
-Es que soy un hombre lobo…
-¡Los hombres lobos no existen!
-¿Y yo que soy entonces?
-Bueno, mirándolo bien… parece uno, pero… ¿Los hombres lobos no se transforman cuando hay luna llena? ¡Ahora no hay luna llena!
-Ah, si, la mayoría, pero yo no soy de esos hombres lobos, soy de un modelo más nuevo. Además, entre nosotros, esperar a la luna llena para convertirse en lobo es un poco arcaico y no le veo la gracia. Discrepo totalmente y no soy el único, le advierto. En el último Congreso de Hombres Lobos presentamos un proyecto para modificar eso.
-¿Y también tienen congresos? ¿Y de qué trata el proyecto si puede saberse?- preguntó la maestra, ya un poco menos asustada.
-Lo siento pero no puedo decirle… es altamente confidencial- dijo el lobo misteriosamente.
-Bueno, como usted diga… Y si no se transforma cuando hay luna llena ¿cuando lo hace entonces?
-Cuando me aburro.
-¿Cuando se aburre?
-¡Tal cual! Por ejemplo, si no hay nada lindo en la tele y me aburro… me convierto… es un ejemplo ¿no? Por esa razón trato siempre de estar haciendo algo, de tener la cabeza ocupada. Leo, hago gimnasia, tengo una huerta orgánica, pero todavía no me siento seguro de haber vencido las transformaciones y estoy cansado de ellas.
-¿Realmente le molesta transformarse en lobo?
-¡Me tiene muy cansado! Para empezar, aunque siempre traté de no comer personas, viviendo en la ciudad es lo único comestible que encuentro…
-¡No me diga eso, hay muchas cosas para comer en una ciudad y no solo personas!
-¡No y no! ¡Los perros no me gustan y la carne de los gatos me da alergia!
-Puede ir al campo…
-¡Tendría que vivir en el campo, pues no tengo forma de saber cuando me voy a aburrir! ¡Y no tengo dinero para eso! Me da algo de vergüenza decirlo pero soy un hombre lobo pobre.
-Ser pobre no tiene por qué avergonzarlo.
-Si, tiene razón ¡Pero la comida no es la única cosa negativa que tienen las transformaciones! También están los aullidos…
-¿Qué aullidos?
-Cuando me transformo me gusta aullar, es algo que es casi incontrolable. ¡Y hace dos días me tiraron con un petardo y casi me matan del susto! ¡Fue horrible!
La maestra casi esbozó una sonrisa, pero pensó que al lobo no le gustaría. Este continuó quejándose.
 -Pero quizás lo que más me decidió a no desear transformarme más es lo que sucede después.
-¿Qué le sucede?- preguntó ella interesada.
-Luego de cada transformación quedo sin ropa ¡Y eso es terrible! ¡Varias veces he estado a punto de caer preso por andar en ropa interior! Y luego está mi salud…
-Su salud…-repitió ella…
-Es que por quedar con tan poca ropa, el invierno pasado me agarré un resfrío tan fuerte que casi termina en congestión. ¡Y no pude ir a trabajar por una semana! ¡Usted lo ve desde su punto de vista y me juzga, pero es muy sacrificado ser un hombre lobo!
-Yo no lo juzgo y me gustaría ayudarlo, si pudiera claro…
-Por eso he venido, a pedir su ayuda. ¿Usted es maestra de pre-escolares, no?
-Si…
-Entonces usted es especialista en lo que yo necesito.
-¿Y qué es?
-Hacer manualidades.
-¿Manualidades?
-¡Para no aburrirme! ¡Quiero aprender a hacer manualidades! Ya le dije que solo me transformo si me aburro.
-Lo entiendo y creo que puedo ayudarlo. ¿Y que tipo de manualidades le gustaría hacer?- le preguntó la maestra.
Y el lobo dijo, con esa extraña y rasposa voz que tenía –No sé, algo en lo que pueda expresar mi “lobosidad”…
-¿Su “lobosidad”?
-Claro, todo lo que tengo de lobo.
-Pero esa palabra no está en el diccionario.
-Ya lo sé, la acabo de inventar y significa eso… que muestre el lobo que tengo dentro.
-¿Y con que técnica le gustaría expresar su… “lobosidad”?
-He soñado desde cachorro con una pero me da un poquito de vergüenza decirlo.
-¡No sea vergonzoso, por favor! ¡Dígame!
-¡Se reirá!
-¡No me reiré! ¡Dígame!
-Está bien… ¿Papel picado… estaría bien?- le dijo el lobo, mostrando sus enormes dientes en una sonrisa expectante.
Jamás se hubiera animado la maestra a reírse ante esos dientes… -¡Bien, papel picado!-

Se dice que nunca más se vio un hombre lobo por el barrio, lo que seguramente sucedió porque nunca más se aburrió. Claro que, no solo se hizo un especialista en manualidades con papel picado, sino que aprendió a hacer cosas muy hermosas con plastilina, a pintar con témperas y acuarelas, a resolver rompecabezas y a hacer todo tipo de cosas con botellas plásticas vacías, transformándose en un gran reciclador.
También me contaron, aunque no podría afirmar que es cierto, que el hombre lobo –que ya no se transformó más en lobo- se terminó casando con esa maestra y tuvieron muchos cachorritos, ¡perdón!, quise decir que tuvieron muchos niños, y vivieron felices durante muchos años.


                                           FIN

No hay comentarios:

Publicar un comentario