Luego de largos meses vuelvo a publicar aquí. A partir de ahora procuraré no perder continuidad, ya que he avanzado lo suficiente en cuentos y novelas para darle periodicidad a las publicaciones, luego de un año pues, familiarmente difícil... Mi nombre es Pablo Daniel Rodríguez Remedios, escritor, cantautor y fan de la ciencia ficción y de la fantasía. Gracias a todos por estar ahí y en especial a mi amiga del alma, la excelente poetisa Salma Hassan ¡Un abrazo fuerte a todos!

miércoles, 30 de noviembre de 2011

COLONIZACIÓN

Sobre este cuento quizás hubiera sido interesante novelarlo, estuve tentado... si alguien lo desea puede hacerlo novela... yo estoy trabajando en tres proyectos de novelas que me tienen bastante entretenido y lamentablemente no estoy tan en contacto con el teclado como me gustaría -por temas laborales, sobre todo, les recuerdo que trabajo en el campo-. Esta idea es bastante trillada -¡como casi todo lo de SF!- pero creo que tiene algunas cosas interesantes. Espero les agrade.

Dedicado a Patty.

                                COLONIZACIÓN

Entre los azulados tonos de la playa y el océano una oscura silueta parecía romper la armonía.
-¡Allí está!- dijo el delgado adolescente para sí -¡Cómo siempre!- pensó, mientras se acercaba con evidente nerviosismo al anciano, que en la playa, de finísima arena de azules y brillantes reflejos e instalado en un cómodo dispositivo antigravedad observaba reclinado un paisaje que, para alguien nacido en la Vieja Tierra, como se le llamaba en los planetas colonizados, era más que grandioso… o increíble… Quinto y Ilirion, los dos soles del sistema, quedaban a plena vista sobre el horizonte, en donde se juntaba el celestísimo océano con los rojizos, naranjas y amarillos del cielo encendido. En ese cielo, en donde también asomaba el celeste blancuzco de una atmósfera,  los ocho planetas y planetoides del sistema visibles en esa conjunción, formaban un hermoso y accidentado collar de perlas de distintos tamaños, colores y luminosidades…
El anciano estaba tan concentrado en esa vista que no advirtió la presencia del joven, casi a su lado. Al joven le llamaba bastante la atención esa actitud, teniendo en cuenta el tiempo que el viejo hombre vivía allí… ¿Cuántos años ya? Cierto que contemplar  ese hermoso atardecer –único en todos los mundos conocidos-  era una buena razón para deslumbrarse, pero era común que el anciano quedara casi en éxtasis, en maravillosa contemplación, como si fuera la primera vez… como si fuera el primer día que tenía esa hermosa villa a su espalda, allí donde terminaba la arena y en donde había un ejército de sirvientes a su disposición, desde cocineros, mucamas, jardineros, secretarias personales, dos amantes, choferes, un mayordomo que organizaba toda la atención y el personal de seguridad…si, no se podía olvidar del armamento pesado desplegado y de todos los hombres armados a guerra que custodiaban constantemente la casa y al anciano allí donde iba…¿porqué?... se preguntaba…¿quién era que ameritaba tantos cuidados?
Finalmente lo llamó, suavemente -¡Abuelo!
El anciano giró su cabeza inmediatamente y el contacto con el paisaje, ese vínculo emocional que casi podía tocarse, se rompió…
-¿Cómo estás, nieto?  -le dijo sonriendo-Me sorprendiste…
-Hace un rato que te estoy observando…y disculpa, pero a mi también me sorprende que todavía te atraiga tanto este paisaje…
-¡Vamos, qué pregunta! ¿No te parece una vista increíble? Sería notable que no me sintiera capturado por ella, día a día, atardecer a atardecer… ¡Me encanta! –dijo entusiasmado-
-Sí, abuelo… pero…
-Puede ser que con el paso de los años no controle mis sentimientos hacia la belleza… ¡Pero no vas a negar que es una hermosa visión! –dijo, levantando apenas la voz.
-Sí, es muy bella, pero a veces pienso que ya tendrías que estar acostumbrado a ella…
-Cierto, mi querido nieto, pero lo que más me emociona no es solamente la vista, sino también otras cosas, cosas que guardo en la memoria y que en ocasiones como esta salen a mi conciencia... Para ser más claros, querido, lo grandioso de esta escena me hace pensar en como llegamos aquí, en el camino que recorrimos…
-¿Tú conoces toda la historia, no?
-¿La historia de cómo llegamos aquí?
-Claro… ¿participaste en ella?
El anciano lo miró un poco más detenidamente. -¿Qué te hace pensar en eso?- le preguntó
El jovencito esquivó por un minuto entero la mirada… la mantuvo clavada en la arena que despedía azules chispazos y finalmente se decidió a hablar, mirando a su abuelo a los ojos…
-Es que en una publicación de historia que me llegó hoy hacen mención a alguien que pues… se parece mucho a ti…
-¿En una publicación de historia? No creo… -El anciano sabía que todo rastro de él había sido oficialmente borrado, no podía estar en un libro-
-Es que es un libro, bueno, una publicación gráfica de circulación restringida, algo así como clandestino…
-¡Ja, Ja! ¿Clandestino? ¿Y hay alguna fotografía mía allí?
-No, no hay ninguna fotografía, pero describen bastante acertadamente la forma en la que vive esa persona, que se parece mucho a ti en sus descripciones… Además cuentan como fue que llegamos a colonizar todos los planetas en donde la Humanidad está ahora y cómo comenzó La Federación… Solo menciona a alguien muy parecido a ti, diciendo de él que fue uno de los fundadores de nuestra Federación Planetaria… dice también que se inició de forma tan bárbara y cruel que resulta  difícil de creer…
-Ay, muchacho, muchacho, tantas estupideces dijeron en ese entonces y dicen ahora… -el anciano se levantó, lo tomó de los hombros a su nieto y continuó hablándole- Pero tú no les creas… solo piensa que hace ochenta años todavía estábamos en un planeta moribundo y superpoblado, sin esperanzas de sobrevivencia, con los recursos naturales casi agotados, los mares casi muertos y ahora… -suspiró- el viejo planeta Tierra se ha recuperado, hemos colonizado veinte planetas y otras tantas lunas, hemos entrado en contacto con cuatro especies no-humanas y tenemos, sí, una Federación en funcionamiento, con más de medio centenar de mundos habitados asociados en una federación, por más que –seguramente los que escribieron eso que mencionaste, pura basura- quizás lo llamen Imperio. Tenemos un hermoso futuro por delante, tú y tus hijos lo tienen, a cada paso que damos conocemos más mundos, cada vez más civilizaciones, cada vez nos hacemos más fuertes, más poderosos…Controlamos el viaje por el hiperespacio, la antigravedad, la síntesis de alimentos, podemos alargar la vida hasta los 150 o 160 años –querido, yo ya tengo 120 y estoy en mi plenitud-, hemos controlado todas las enfermedades conocidas y tenemos grandes posibilidades de controlar las que todavía no conocemos y más aún, si bien hay disconformes e incluso terroristas y enemigos humanos que organizan revueltas y hablan de independencia en algún planetucho por ahí, ya no nos matamos entre nosotros como antes…
-Disculpa abuelo, quizás no como antes pero se siguen matando…  lo que leí dice que hay guerrillas e insurrecciones por todas partes… y mucha gente que se queja de los impuestos, de los precios que se le paga por su materia prima…de que no en todos los planetas se vive igual…de que en algunos lugares la vida es muy difícil… y de que estamos constantemente en guerra con otras especies, en todos los bordes de la Federación
-Siempre hay y habrá quienes no estén conformes… siempre…pero algo no me puedes negar tú ni quien, por lo que veo, escribió tantas cosas negativas… Estamos mucho mejor de lo que estábamos…Y es por que estábamos muy mal que se tomaron las medidas que había que tomar para corregir el rumbo que llevábamos…
-¿Entonces,  tú participaste en todo eso?
-¡No, no! ¡Nunca dije eso! Pero conocí bien como sucedió todo…Fui un renombrado historiador y me tocó documentar todo para la Federación.
-¿Pero por qué tu nombre no aparece en ningún documento histórico, ni en ningún texto de la Federación?
-Nieto, nieto, es porque mi trabajo fue y sigue siendo hasta ahora, muy confidencial… Fui –y aún lo soy, desde este lugar tan lejos de todo- un observador calificado e imparcial de cómo pasaron y pasan las cosas…pero no puedo aparecer en ningún texto…así que no hay fama ni gloria para mí aunque…obtuve alguna recompensa…-dijo, abriendo los brazos y mostrando la casa, el parque, uno de los tres ultramodernos jets que sus asistentes lustraban constantemente… los vehículos de tierra, las baterías antiaéreas…
-Abuelo, está bien, pero este planeta es el más exclusivo de todo y por más que alguno de mis amigos y amigas han dicho que ellos viven con más lujos que tú, ninguno tiene tanta seguridad ni tantos guardaespaldas y ninguno tiene tanto…poder…
-¿Por qué dices eso? ¿Cómo sabes que tengo poder? ¿He acaso dado muestras de poder?
-No, no, pero hay algo, la forma en que te tratan todos los que trabajan aquí…y la forma en que te tratan los guardaespaldas… eres el único que conozco que tiene auténticos soldados de la Federación como custodia, que más bien parecen comandos especiales…no sé…hay algo…
-¿Comandos especiales? ¿Mis guardaespaldas? ¡Querido, querido! ¡Quizás soy un prisionero! ¿No lo has pensado? –le dijo, tomándolo suavemente de los hombros- Estás exagerando e imaginando cosas…Muéstrame el lugar donde están divulgando esa información, por favor, para que no difunda más barbaridades y te aseguro que lo que dice son solo mentiras, solo alucinados disparates para desacreditar a nuestro gobierno…mírame… ¿tú me crees capaz de hacer algo cuestionable?
-No abuelo, no, sé que no…
-Entonces ya está… Con eso me alcanza… ¿Cuándo te marchas con tus padres?
-En quince días estándar… si me permites quedarme después de esto…
-Querido, claro que sí… Es más, me parece bien que me hayas expresado tus dudas…Ven, muéstrame el sitio de esa maldita red donde viste esas barbaridades y luego vayamos a cenar… Ven… Y ya que tienes poco tiempo más para descansar aprovéchalo y deja de gastar tu atención  en disparates, por favor…
El muchacho le mostró en una pantalla el lugar de donde sus amigos le habían enviado la polémica información… Registrada la dirección se fueron a cenar…Y luego cada uno se dispuso a retirarse  a sus respectivos dormitorios a dormir.
Antes de hacerlo el muchacho preguntó – ¿No estás molesto conmigo, abuelo?
-No, ya te he dicho que no…
-¿Puedo llevarme a una de las chicas conmigo? No quiero dormir solo…
-Si, claro, las dos si quieres…yo al revés que tú tengo ganas de dormir sin compañía… Nos vemos mañana…

Al anciano le costó dormirse esa noche. De mañana, muy temprano, fue al cerebro electrónico y se contactó directamente con una de las agencias de inteligencia de la Federación más temidas, la suya precisamente, y luego de pasarles todos los datos que tenía de la publicación que le había llegado a su nieto dio precisas órdenes al respecto. No existía lugar alguno en el universo conocido en donde pudieran esconderse, no si los buscaba directamente su propia gente. Ellos eran los mejores, los más crueles, los más convencidos…Qué descaro, hacer llegar a su propia casa esa basura…
Luego caminó hacia la playa…allí, con su mente en blanco se ejercitó durante dos horas estándar –la hora de la Vieja Tierra- y luego de darse una rápida inmersión en las templadas aguas se dispuso a desayunar…mientras se secaba le habían dispuesto ya todo en una pequeña mesa. Se sentó y mientras se servía el café pensó preocupado... -¿Se habrá creído mi nieto lo de que era historiador? ¿Qué otra cosa podía decirle? La verdad no…eso no…porque pocas personas podrían entenderla… Mientras continuaba con su desayuno comenzó a traer a su memoria esos recuerdos…esa parte de la historia de la humanidad que muy pocos sabían completa…que muy pocos conocían en detalle…solo algunos líderes mundiales y unos pocos destacados científicos de la Vieja Tierra, no más de una treintena de personas en toda el planeta habían tenido acceso a toda la información y de ellas no creía que quedaran vivas más de diez, en todos los mundos conocidos… el resto de los que habían estado cerca de lo sucedido solo habían tenido acceso a parte de ella…solo algo…El era uno de los treinta iniciales… y le resultaba fácil recordar, como si hubiera sido ayer…


Pocas veces se había organizado en la Casa Blanca una reunión tan urgente y a la vez  tan secreta, importante… e inexistente… si, nunca quedaron registros de ella, tal era la naturaleza de la misma. A la hora convenida comenzaron a llegar los invitados, entre los cuales se encontraban los responsables de los principales poderes del estado. Entre ellos el regente unificado de todas las agencias secretas, los principales encargados de las tres armas y también había por lo menos una docena de extranjeros, de distintas etnias y países, entre los cuales se encontraban algunos primeros mandatarios… prometía ser una reunión interesante… Pronto entró el presidente seguido por tres asesores… Se veía que no estaba pasando por el mejor de sus días, se veía agotado y de haber estado en sus pantalones podríamos jurar que no solo lo parecía sino que estaba muy, pero muy cansado.
Se dirigió a un lugar un poco más elevado donde tomó asiento. Las cómodas sillas habían sido dispuestas en una especie de semicírculo, lo que le dio a al escenario una aire de informalidad que más que tranquilizarlos tensó el ambiente. Esto no era común, ni normal, para nada… Juntarse todos ellos, en este ámbito… Uno de los asesores fue hacia donde estaban cubiertas varias mesas con alimentos ligeros, café, té, refrescos e incluso un provisto bar y las colocó al centro, al alcance de todos… El mismo presidente fue el primero en servirse una taza de café y saborear un elaborado sándwich, rompiendo de esta forma el protocolo… sonrió y con un ademán abarcó las mesas…
-¡Por favor! ¡Sírvanse! ¡No podemos tener camareros hoy!
Todos se levantaron y prepararon sus bebidas preferidas… los menos comieron… Pocos minutos después todos estaban sentados, muchos de ellos con tazas y vasos en sus manos.
En este momento carraspeó…
-Estimados, les estoy muy agradecido por haber concurrido a esta reunión… disculpen la urgencia, la informalidad y el secreto pero luego que hayamos entrado en tema verán porque fue necesario…
El presidente continuó:
-Si bien hay  algunos de ustedes que vinieron en representación de sus primeros ministros, me consta que los enviaron no solo porque cuentan con su respaldo político incondicional sino también porque son lo mejor que tenían para resolver problemas… y hablo de cualquier problema que se nos presente. Se preguntarán porque tanto cuidado en preservar sus identidades, porqué protegerlos incluso de las actas secretas. Por una sencilla razón: el tema que tenemos que tratar es tan vital, tan importante y tan delicado que estoy obligado a esmerar las medidas de seguridad.
Saben que ha sido el sueño del hombre comunicarse con inteligencias extraterrestres… y lo hemos logrado…
-Se sintieron suspiros y hasta se vio el esbozo de una sonrisa, no demasiado entusiasta de todas maneras, más el presidente continuó- Aunque no ha sido lo que esperábamos… Durante mucho tiempo hemos estado recibiendo comunicaciones de no solo una, sino de varias culturas extraterrestres. Estos comunicados se han venido recibiendo durante años y durante años se ha venido trabajando en descifrarlos. Finalmente hemos logrado entender la casi totalidad de ellos. Sabemos en este momento que vienen de por lo menos cinco culturas no-humanas, desde distintas distancias, aunque desde una misma dirección del universo, procediendo de lugares cada vez más cercanos. Esa de por sí sería una noticia excelente, la mejor que podría recibir la humanidad… pero no lo es… Todos esos mensajes de una forma u otra, utilizando distintos sistemas de comunicación y en diferentes y raros lenguajes, nos dicen que huyamos, que si somos estructuras en base a carbono –que lo somos- estamos en el camino de una especie que, y uso una transcripción directa –y tomó un papel- “Los comerán, se alimentarán de vosotros… Adultos, crías, todos… ¡Huyan! ¡Huyan mientras puedan!”
Y así sucesivamente… los mensajes de todas las culturas son de ese tenor… los que se dirigen hacía aquí son muy, pero muy poderosos y sumamente agresivos, utilizarán todos los recursos del planeta que les plazca utilizar, incluyendo alimentarse de nosotros, nos esclavizarán, destruirán toda nuestra civilización… será el fin… y esto, estimados amigos, ya le ha sucedido a otras especies…
Había silencio en la habitación. Finalmente alguien dijo:
-¡Un desastre! ¿Qué podemos hacer? ¿Cómo podemos huir?
-¿Huir? ¡Tendríamos que enfrentarlos! –dijo otro.
-¡Si! ¡Luchar, eso tenemos que hacer! ¡Tenemos suficientes recursos militares entre todos para derrotarlos!- opinó un tercero.
El presidente, sentado,  escuchó la multitud de quejas y arengas hasta que se levantó nuevamente y pidió nuevamente silencio.
-Luchar es una opción, no la descartemos, pero tenemos importantes razones para pensar que las especies con las que se han enfrentado eran bastantes más poderosas que la nuestra y sin embargo los han derrotado, sistemáticamente… Podemos elegir pelear, sin duda, pero hay grandes probabilidades de que seremos derrotados…
-¡Podemos intentarlo igual!
-Podemos, claro, aunque tengo buenas noticias al respecto… buenas noticias que pueden cambiar nuestra historia para siempre…
-¿Una buena noticia en todo este desastre?
-Una buena noticia… junto a las advertencias y a los avisos nos han estado enviando además numerosos diagramas de armas, de naves y de otras máquinas y dispositivos que desarrollados nos permitirían no solo combatir a los invasores sino también solucionar problemas como el hambre, la polución planetaria, la falta de energía y nos permitirían viajar a las estrellas…
-¿Viajar a las estrellas?
-¿Cómo es posible esto?
El presidente contestó –Todavía se está examinando toda esta información, no hay nada definitivo, pero parece que entre todo lo que nos han enviado hay dispositivos que permiten, como decirlo, romper el espacio y viajar distancias enormes en forma casi instantánea…
-¿Está hablando de algo así como el hiperespacio?
-Algo así, claro –sonrió- quizás sospechado desde hace tiempo, pero ahora, con todo lo que nos ha llegado y nos está llegando podríamos acceder no solo al hiperespacio y todo lo que eso implica sino también a maneras más baratas de hacer naves espaciales. Hay planos de naves enormes… quizás enviados con la idea de que podían ayudarnos a huir…
-Quizás la mejor opción entonces  sea huir, pues ¿Como podemos pensar en derrotar a estos alienígenas carniceros si, como usted dijo, otros tecnológicamente más desarrollados no lo lograron, y con las mismas armas además…?
-Es que nosotros reuniremos las tecnologías de todas las especies que fueron atacadas… y por eso seremos un adversario de temer. Quizás con un tipo de armas no seríamos rivales, pero combinando las tecnologías militares de todos, incluyendo las nuestras, tendremos elevadas probabilidades de éxito…
Hubo discusiones en voz baja, algunas acaloradas… finalmente alguien preguntó…
-¿Y porqué, antes de luchar, armamos naves y nos marchamos de aquí, si es que podríamos hacerlas más baratas y rápidas y podemos solucionar la energía y la alimentación?
El presidente respondió –Es que hay un problema, no menor…
-¿Peor que el que venga hacia la Tierra una civilización que se alimentará de nosotros?
-Si, peor… y es que no tenemos tiempo ni de armar naves, ni de fabricar las armas, ni de casi nada…
Un silencio casi sólido envolvió a toda la sala.
-Ya sé que es terrible, pero los cálculos que hemos hecho es que en tres meses la flota invasora estará entrando al Sistema Solar y nosotros recién estamos terminando de descifrar algunos de sus manuales… tardaremos por lo menos un año en descifrar todo y luego, luego tenemos que fabricar las armas… no tenemos tiempo de nada…
Nuevo silencio.
El presidente continuó.
-Así es, estamos en un momento histórico y a la vez trágico… tenemos todos los conocimientos para conquistar las estrellas, para solucionar los mayores problemas de la humanidad y a la vez estamos a las puertas de nuestro fin como especie…
-Lo que nos falta es tiempo- dijo uno… pero la desazón se veía en todos los presentes. La impotencia y la tristeza habían descendido sobre la habitación… se podrían tocar, envolviéndolos a todos… la esperanza junto con la especie humana habían muerto.
Más el presidente nuevamente dijo:
-Aunque tenemos una opción… una opción para ganar tiempo, ese tiempo que necesitamos para salvar la especie…
Todos quedaron atentos… alguien dijo -¿Una opción? ¿Qué opción podemos tener?
El presidente carraspeó y dijo –Negociar-
-¿Negociar? ¿Cómo?
-Negociar, ofrecerles lo que ellos quieren voluntariamente, sin que destrocen nuestro planeta y mientras nosotros nos preparamos para combatirlos…
-Pero eso sería…
-Sería criminal darles lo que ellos quieren, que será… será…
-Carne…
-¿Está hablando, presidente, de ofrecerles carne, carne humana, a cambio de que nos dejen tranquilos?
-Estoy hablando- dijo éste- de ganar tiempo, solo de eso… ¿No es mejor hacerlo y controlarlo nosotros a que vengan ellos y lo hagan como se les plazca, con nuestros gobiernos destrozados, todos perseguidos, toda la civilización… terminada? Y no solo hablo de darles carne humana sino de darles todo lo que necesiten, a cambio de que nos dejen tranquilos en nuestro mundo…
-Si, quizás sí…- dijo uno….
-¡Piénsenlo!- dijo el presidente –No tenemos, lamentablemente muchas opciones…
-Y en el caso de aprobarse una medida de estas… ¿quién negociará con estos carniceros?
-Si- dijo otro- ¿Quién correrá el riesgo, quien tendrá el valor de ir a hablar con estos invasores?
-He aquí el hombre- dijo el presidente, señalando a quien había estado sentado a su derecha en toda la reunión… se paró, estatura mediana, cabello negro, no excesivamente corto, ojos duros y en ese momento inexpresivos, tez blanca…- Les presento a Francis Gómez…
-¿Es Francis Gómez?- dijo uno…
-¡Existe!- dijo otro…
-¿Es Francis “The Monster”? ¡Pensé que era un mito!
Hubo murmullos de toda la concurrencia. Incluso había algunos  aliados tradicionales que quedaron impactados por la noticia de que Francis existiera realmente y no fuera una leyenda.
Se decía que apenas en su adolescencia había ideado el plan que resultó en el derribo de las torres gemelas y en la posterior invasión y conquista de Afganistán, zona estratégica para su país. No se descartó su mano en la trampa tendida a Irak en Kuwait, que resultó en la Primera Guerra del Golfo y tampoco se descartó su posterior intervención en la torpe acusación contra el líder de Irak de ese momento  de poseer armas de destrucción masiva, acusación que terminó en el indudable beneficio de conquistar además esa nación tan cara a los intereses de EEUU, por más que de esta invasión no se obtuvieran totalmente los resultados esperados. De ahí en más cada vez que parecía haber una mente fría y espantosamente sin escrúpulos detrás de cualquier medida o situación los especialistas no dejaban de pensar que El Monstruo podía estar detrás, cosas como las revueltas populares en África y Medio Oriente, la frustrada invasión a Irán, las guerrillas por la independencia amazónica, luchas por agua y petróleo y todo suceso de dudoso origen e inspiración.
Obviamente la presencia de Francis no tranquilizó a ninguno de los concurrentes.
El presidente continuó:
-Si ustedes están de acuerdo, Francis irá en nuestra representación y negociará. Tenemos la posibilidad de comunicarnos con los invasores y tenemos disponible una nave que colocará a Francis en la trayectoria de la flota enemiga…
-Pero si logra llegar a un acuerdo… ¿Cómo haremos para cumplir con lo que nos pidan? ¡Es horroroso el pensar en llevar a la práctica tal cosa!
-¡Ni siquiera sabemos si es posible!
-¡Señores, señores, vamos a avanzar paso a paso, pero les aseguro que si hay alguien que puede hacer lo que sea necesario y de la forma necesaria, es nuestro embajador ante los invasores! ¡Tengo plena confianza en sus capacidades y espero que ustedes también la tengan!
Hubo algún comentario de aprobación pero a partir de allí la reunión se fue diluyendo. En forma paralela quedaron de acuerdo en ajustar, por un lado toda la maquinaria militar para el caso de una confrontación y prepararse eventualmente para la guerra de guerrillas… aprovisionando víveres, armas y municiones en lugares escondidos… y por otro intensificar la interpretación de los planos recibidos de los alienígenas y su puesta en práctica…había muchísimo para hacer en realidad, en cualquiera de los dos casos, acordaran o no con los invasores…

Cuando la enorme nave llegó al punto de encuentro Francis y su equipo la estaban esperando.
A medida que comenzaron las comunicaciones con los invasores, que se llamaban a sí mismo “Pueblo Erkhiano” se fue afianzando la confianza de éste y las esperanzas de lograr el éxito en una negociación, que de hecho ya estaba iniciada. Los erkhianos eran prácticos y momentáneamente parecían mostrarse más interesados en negociar que en invadir, sobre todo si se les daba lo que ellos pretendían. Solo faltaba encontrarse y comenzar a cerrar la negociación. No entraré en más detalles sobre el encuentro entre Francis y los erkhianos… basta decir que entró a la enorme nave de los invasores con un contenedor en donde había en suspensión humanos de todas las edades, sexos y etnias, para que los invasores los “examinaran”, aunque también llevaba otros animales, todo tipo de ellos en realidad, productos vegetales y también otros productos como maderas, algunos metales y muestras de nuestras artes, pintura, música… un auténtico embajador. Se retiró luego de cuatro largas horas a su nave, que se mantuvo allí por tres días más, pues hubo una media docena más de entrevistas con varios representantes de los erkhianos. Finalmente la negociación terminó y la pequeña nave regresó a la Tierra. El Francis que volvió a la Tierra parecía otra persona… había encanecido, tenía ojeras y sus ojos, que antes tenían, muy en el fondo, algo de vida, ahora eran dos pozos insondables y oscuros. Daba miedo y también pena. Pero todos sabían que era solo el comienzo.



La segunda reunión fue una semana después del retorno de Francis del encuentro con los invasores, aprovechando una gira que llevó al presidente a varias naciones de África, a China, India y a otros países asiáticos… allí se reunió con varios presidentes y les mostró el plan que Francis y su equipo habían diseñado. Todos los que escucharon el plan quedaron convencidos que el apodo de “The Monster” estaba bien puesto, pues en el plan se incluía la composición exacta de la carga humana de cada nave en sexo, raza y peso promedio de cada categoría basada en la edad… También de donde iban a sacarse los individuos para los viajes, dándole preferencia a los sitios de mayor densidad demográfica, y a los humanos de menor valor para la especie… no podían permitir que un maestro o un médico o cualquier trabajador especializado –como un carpintero, un constructor o un labrador-, por más deseos que tuvieran de viajar al espacio exterior subiera a una de esas naves… no lo iban a permitir… pero había una enorme cantidad de personas, subalimentadas, subempleadas o desempleadas, maleantes, con educación deficiente o sin educación y todo subproducto humano de la espantosa superpoblación y mal manejo del planeta que embarcarían en las naves, incluso si no lo deseaban…


El planeta entero se estremeció con la noticia de que en un laboratorio ultra-secreto de la Nasa se había descubierto la forma, no solo de viajar por el espacio a una velocidad mucho más rápida que la lumínica, tanto que era posible llegar en forma casi instantánea a cualquier lugar del Universo, sino que también habían hallado la forma de hacer meganaves que podían transportar hasta veinte millones de personas en cámaras especiales –de animación suspendida- para el viaje… era el principio del fin del hacinamiento y del hambre en todo el planeta pues sabían de la existencia cierta de por lo menos treinta planetas tipo tierra que podían fácilmente ser colonizados por el hombre. De forma espontánea, millones y millones de personas en todo el mundo saturaron todos los sistemas de entrada de comunicación tanto de la Nasa como de las distintas embajadas de EEUU en todo el mundo. Cuando se comunicó que se pedían voluntarios para la colonización y que se abrían oficinas de una Agencia de Colonización Espacial para recibir las solicitudes en casi todas las ciudades del mundo de más de diez mil habitantes… fueron decenas y decenas de millones los que fueron a tratar de escapar de la difícil vida en la Tierra. Pero la Agencia de Colonización Espacial fue clara… primero embarcarían todos los que estaban viviendo en condiciones infrahumanas… se les sometería a un tratamiento para mejorar su salud, para asegurarse que sobrevivirían al viaje y luego obtendrían los primeros lugares en las meganaves. Ya había más de veinte que se estaban construyendo, decía la agencia, y comenzarían a despegar una cada diez días a partir de los seis meses, desde distintos lugares del planeta…


Ese era el plan… descomprimir demográficamente las regiones críticas, haciendo “viajar” a los que eran menos útiles, a los que difícilmente fueran deseables en el futuro de la especie. Por eso, a pesar de lo monstruoso del mismo, todos los gobiernos involucrados apoyaron casi incondicionalmente la idea y la pusieron en práctica de forma urgente… es que era una buena oportunidad de no solo aliviar el peso terrible del hacinamiento y hambruna en países superpoblados sino también una inmejorable vía de sacarse de encima todos los elementos indeseables… que no quiere decir que fueran los malos… simplemente entre ellos podían estar opositores políticos y todos aquellos que por alguna razón hicieran mérito para enviarlos a las naves. Pero nadie objetaría la selección, pues la cooperación entre las grandes naciones tenía que ser tan estrecha, tan especial, que tenían que actuar más bien como un solo gobierno que como varios… y por esas pequeñeces no iban a correr el riesgo de discutir… ya lograr poner en funcionamiento toda la infraestructura necesaria para hacerle llegar a los erkhianos los cargamentos era un trabajo superlativo… Seleccionar los humanos, trasladarlos hacia los lugares donde se les daría atención médica y se les alimentaría aceleradamente para ponerlos en buena condición física, luego trasladarlos al espacio donde esperaban las enormes naves que supuestamente los llevarían a los planetas a colonizar. Estas naves los trasladaban a un lugar fuera del sistema solar donde las naves invasoras esperaban y traspasaban su carga… luego, ya vaciadas, retornaban a la Tierra y serían nuevamente cargadas… En total se construirían unas diez naves –con ayuda tecnológica erkhiana- que harían sucesivos viajes hacia donde estaban sus naves, aunque en el espacio próximo, en los grandes astilleros espaciales, siempre tendría que existir la actividad suficiente como para cubrir las apariencias. Era un megaplan, al que se conoció como “Colonización”, que requirió una ingeniería humana nunca vista hasta ese momento… y por primera vez todos trabajando juntos en pos de algo… Fue creada una Agencia de Colonización Espacial, que tenía potestades casi absolutas en todo el planeta y estaba integrada por todos los países participantes, aunque a la vez había agencias secretas que controlaban todo lo que estuviera relacionado con el proyecto… los humanos demasiado curiosos eran rápidamente eliminados, periodistas, estadistas, astrónomos profesionales y aficionados que detectaron algunas irregularidades en los movimientos de las naves y en general humanos contrarios al proyecto, todos desaparecían misteriosamente y seguramente había un lugar para ellos en alguna de las naves… ya no era necesario matarlos aquí en la Tierra.

“Colonización” comenzó a funcionar. Eran tan grandes los esfuerzos que se realizaban y tan estrechos los lazos entre los gobiernos involucrados que hubo cambios a nivel planetario… todos los gobiernos se hicieron más fuertes, sobre todo ante las grandes transnacionales y cuando había alguna crisis obtenían el apoyo de los otros gobiernos… finalmente se estaba cerrando filas en algo que era más vital que el dinero, la propia supervivencia de la especie. Decenas y decenas, centenas y centenas de millones de humanos de todas las razas, edades y sexos fueron embarcados hacia el espacio. Hubo países que bajaron su población en un diez, un veinte y hasta en un treinta por ciento. Los sistemas de identificación y calificación de personas habían avanzado a un estado que se superaba día a día… A la vez, se trabajaba febrilmente en el desarrollo de las tecnologías recibidas por las culturas extraterrestres que habían sido invadidas con anterioridad. Y llegó un momento en que se comenzó a fabricar ese armamento y a la vez se comenzaron a desarrollar los métodos para sintetizar todo lo necesario para la alimentación humana, para purificar el aire y el agua, para sustituir con potentes y limpios propulsores todo los motores que se utilizaban en la Tierra. Las naves voladoras se hicieron casi igual de accesibles que los los vehículos que rodaban y comenzaron a reemplazarlos… Con todo esto se fue haciendo más fácil llenar las meganaves… y a medidas que estas iban partiendo el espacio humano dejado eventualmente era llenado por autómatas, cuya fabricación también se había transformado en algo barato y serial…

Esta vez la reunión no era tan secreta… ya no era necesario y cualquiera diría que había optimismo en los presentes… Luego de saludar, el presidente de los EEUU anunció que Francis tenía un estado de situación para presentarles… “The Monster” estaba  tras una mesa en donde se desplegaban varios diagramas digitales… comenzó a hablar…
-Verán, señores, pedimos esta reunión porque creo que se está en una etapa clave en este proyecto… Ya han “viajado” algo más de dos mil millones de personas, por lo que podríamos decir que los apuros demográficos que teníamos ya están solucionados… además gracias a las nuevas tecnologías tenemos ya alimentos abundantes, agua de calidad, una atmósfera más limpia, mejores y más limpias fuentes de energía y por si fuera poco estas tecnologías nos han permitido desarrollar autómatas de todo tipo para cubrir gran parte de las tareas que el hombre desempeñaba hasta ahora… incluso tenemos ejércitos de autómatas prontos para el combate. El planeta, señores, está comenzando a respirar de nuevo… Vuestros gobiernos se han fortalecido, es más, se logró el cogobierno del planeta en los grandes temas de la humanidad… Esto es como estamos ahora… Pero los convoqué para decirles que en un mes estaremos en condiciones de combatir y casi seguro que derrotar a los erkhianos…, por lo menos en este sector del universo. Hemos desarrollado todas las tecnologías de guerra que nos enviaron sus anteriores víctimas y nuestro poder, señores, es –y se rió- hermoso…
-¿En un mes estaremos preparados?-preguntó uno
-En un mes…- dijo Francis- Aunque tengo que decir al respecto, una visión personal quizás… sugeriría seguir por este camino un tiempo más y afianzar su poder político dentro del planeta, sanearlo y prepararse mejor para la guerra y además para todo lo que vendrá…
-¿Para todo lo que vendrá?
-¡La conquista del espacio! ¡La búsqueda de mundos para habitar! ¡La verdadera colonización! ¡Y la guerra! La guerra con los erkhianos comenzará cuando los ataquemos… luego tenemos que continuar hasta vencerlos…
-¿Tenemos que hacerlo?
-¡Claro que tenemos que hacerlo! –exclamó Francis- ¡Necesariamente!
-¡Usted que parecía tan práctico resultó ser un soñador!- le dijo alguien.
-No, señor, no, lamentablemente no soy un soñador, soy muy práctico… luego de hacer todo lo que hicimos tenemos que seguir adelante, necesariamente, y las estrellas son nuestro destino!
Intervino otro -¿Pero es necesario seguir sacrificando humanos a esos monstruos si podemos terminar ya con esto? Ya estamos tocando desde hace meses recursos humanos que necesitamos para nuestras economías…
-Señor… –le contestó Francis- La solución está entre nosotros… utilice las nuevas tecnologías y verá que no tendrá dificultades con la mano de obra… solo preserve y enriquezca todo el capital humano que nos servirá en la colonización… eso es lo importante… educar, formar, fortalecer… a los que partirán a las estrellas y a todos los que vamos a dejar en el planeta cuando nos vayamos… el resto… el resto puede seguir el destino de la antigua “Colonización”…
-¡Usted no tiene escrúpulos, ni moral, ni… nada!
-¿Y usted? ¡Ja,Ja! ¡Aprovechen este tiempo, consoliden su poder, pónganle el pie encima definitivamente a las grandes compañías que no ven por la humanidad sino por sus acciones en las bolsas, destrúyanlas si hay que destruirlas, háganse fuertes…! ¡Prepárense para las estrellas señores! ¡Están ahí, al alcance de nuestra mano!

Quince meses después de esta reunión, las naves erkhianas estacionadas fuera del sistema solar que esperaban sus cargas fueron destruidas y comenzó la guerra, que duraría por muchos años… Pasó bastante tiempo para que los humanos ,que ya se llamaban Federación, que habían conocido varias especies alienígenas, que ya habían colonizado numerosos planetas y que habían establecido rutas de comercio e intercambio entre todos estos mundos, tomaran Erkh, el planeta original erkhiano. Pero las guerras continuaron, con los sobrevivientes erkhianos y con otras especies… había guerrillas constantes, surgieron alianzas enemigas, algunas muy poderosas, como La Liga Azul, por ejemplo… sin contar las rebeliones y revueltas ocasionadas por los propios humanos en los planetas ya colonizados… nunca hubo verdadera paz en el camino de la humanidad…
-¡Eso es lo que con el paso de los años me hace sentir cada vez más triste y deprimido! –se dijo el anciano- Todo lo que hice lo hice convencido de que había un fin, un objetivo… en todo caso defender a mi nación primero y luego a toda la especie humana… pero al final de todo esto había llegado a soñar con un futuro mejor, en donde no hubiera guerras ni hambre, ni rebeliones, ni muertes inútiles, ni atentados, ni comandos de todo tipo buscándome por todo el universo para cobrarse vaya a saber que deudas pasadas o futuras… y nada podía hacer ahora, el ya no era más que un espectador en todo esto, ya no tenía más energías que para seguir asesinando seres –humanos y no humanos- con su prestigiosa y despiadada agencia… ya no tenía más elección que seguir por ese camino… ¡Ay, los humanos!- se dijo- ¡Que especie maldita! Recordaba en su juventud, cuando había leído sobre quienes soñaban con el despertar de la conciencia humana, con la armonía de todos los seres, con un nivel superior de conocimiento, con el futuro esplendoroso de la especie… ¡Estupideces! ¡Sueños! ¡Utopías! Ahora, con todo para poder vivir sin guerras, con todo disponible para poder alimentar a toda la humanidad, con la tecnología para vivir y prosperar sin pasar hambre ni carestías, era casi peor que antes… ¡Era peor ahora que antes! Era en la actualidad cuando más guerras había, cuando más difundido estaba el mal de la disconformidad y todo esto no parecía tener fin… no creía que fuera a detenerse, por lo menos no por los próximos cien o doscientos años… Esa era la parte de la historia que no le gustaba…¡Qué camino de muerte! ¡Qué rastros de pena, lágrimas, injusticias y sangre! El, siendo el monstruo que era –pues lo reconocía- también había soñado con un final feliz…


Ya estaba bien entrada la mañana cuando el anciano percibió que había alguien a su lado… su nieto lo miraba intensamente…
-Otra vez te has quedado totalmente perdido en el paisaje…
-Otra vez, si… -dijo sonriendo… sonriendo sin ganas…sentía sobre su espalda una historia de muertes, de guerras, de asesinatos en masa... -¿Cómo pasaste la noche? ¡Has dormido hasta tarde!
-¡Si, fue excelente! ¡Las chicas son maravillosas!
Esta es nuestra historia, no hemos podido todavía deshacernos del legado de muerte que nos rodea como especie… muchos pensábamos que con el avance tecnológico terminaría… pero no, ha sido peor, mejores armas, más intereses para defender, más recursos por los que luchar, más amenazas visibles o potenciales… ¡Esto es de nunca acabar! –¡Me alegro que te hayan gustado las chicas! ¿Ya desayunaste?
-No, no todavía… estuve intentando conectarme con los amigos que me pasaron la información que hablaba de ti… no me contestan… quizás pasó algo en su mundo…
-¡Ah! Si, puede ser que hayan tenido algún inconveniente, algún fallo en las comunicaciones, nunca se sabe… ¿En qué planeta están?
-No puedo decírtelo, abuelo, pues quizás se lo comuniques a las autoridades y ellos, bueno, los encarcelen… no quiero eso, son mis amigos… además lo único que hacen es difundir la información, ni siquiera creo que estén de acuerdo con ella…
Francis suspiró, mientras pensaba que a esa hora seguramente todos esos amigos de su nieto estarían o  muertos o interrogados hasta las últimas consecuencias y sus agentes estarían buscando hasta en las más escondidos valles de todas las colonias los que habían “inventado” esa información…
-Está bien, querido, ven siéntate que te traerán el desayuno aquí… yo podría tomar una taza más de café… y no te preocupes por tus amigos, seguramente estarán bien…
Largo camino de muerte para nuestra especie, pensó Francis, “The Monster”, y aunque estemos cansados hay que seguirlo, no hay marcha atrás… Y le sucedía con la vejez –tendría que ser por eso- que  a veces, solo a veces, como ahora, le daban ganas de echarse a llorar… si supiera cómo.
                                FIN