Luego de largos meses vuelvo a publicar aquí. A partir de ahora procuraré no perder continuidad, ya que he avanzado lo suficiente en cuentos y novelas para darle periodicidad a las publicaciones, luego de un año pues, familiarmente difícil... Mi nombre es Pablo Daniel Rodríguez Remedios, escritor, cantautor y fan de la ciencia ficción y de la fantasía. Gracias a todos por estar ahí y en especial a mi amiga del alma, la excelente poetisa Salma Hassan ¡Un abrazo fuerte a todos!

miércoles, 10 de mayo de 2017

VENDRÁN LLUVIAS SUAVES

Estos días, estando pendiente de los sucesos en la península de Corea, en el Medio Oriente, en la frontera hindú-paquistaní, el despliegue armamentístico, las amenazas y lo cerca que estamos de una catástrofe irreversible, pues si llegamos a un conflicto con armas no convencionales nada, pero nada será igual luego, me acordé de una poesía que hace muchos pero muchos años había aprendido de memoria. No soy gran lector de poesía, pero sí de Bradbury –que escribía prosa como si de poesía se tratase-. Y no, no habrá reseñas bibliográficas, ni crítica de la poesía, de la obra del autor –autora en este caso- y tampoco del relato o el libro donde está incluído, de nuestro Ray Douglas Bradbury. Solo es algo que quería hacer, un ejercicio para reflexionar, dudando que la naturaleza salga con tan poco daño de un conflicto así como lo escribe la hermosa Sara Teasdale aquí.
Del cuento de Bradbury, incluído en Crónicas Marcianas –selección de Editorial Minotauro, aclaro por la traducción-:
Vendrán lluvias suaves
“Vendrán lluvias suaves y olores de la tierra
y golondrinas que girarán con resplandeciente sonido,
y ranas que en los estanques cantarán durante la noche,
y ciruelos de tembloroso blanco,
y petirrojos que vestirán plumas de fuego,
y silbarán en los alambres de las cercas;
y nadie sabrá de la guerra,
a nadie le interesará que haya terminado.
A nadie le importará, ni a los pájaros, ni a los árboles,
si la Humanidad se destruye totalmente;
y la misma primavera, al despertarse al amanecer,
apenas sabrá que hemos desaparecido”.
 De Sara Teasdale

No estoy asustado, aunque creo que se debe a que soy irracionalmente optimista –será que siempre le estoy viendo el lado jocoso a la vida-. Todo lo que hemos vivido, lo que vivimos y lo que viviremos es parte de nuestra condición y nuestra especie lo ha querido así. Solo hay que recordar que si bien somos una especie también somos la suma de todas nuestras individualidades y lo que hagamos o dejemos de hacer en cierta forma siempre tendrá su importancia, aunque no lo crean.

Un abrazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario