Espero que estos primeros seis meses de 2018 les hayan sido prósperos y felices… En caso contrario pues, nunca, nunca, pierdan la esperanza ni dejen de sentir por dentro esa fuerza, la fuerza que nos hace ser los luchadores que en el fondo todos somos. Mis mejores deseos para lo que viene. Por las sonrisas, la ciencia ficción y la fantasía, un abrazo desde Uruguay.

jueves, 2 de enero de 2014

HAY CONTRATOS Y CONTRATOS

En estos días que mi gran amigo Roberto Bayetto lanzó el Número 10 de Diáspar, la mejor revista de Ciencia Ficción y Fantasía de mi país, les vuelvo a presentar un relato publicado en el primer número.  



                      HAY CONTRATOS Y CONTRATOS

"El demonio existe y siempre existirá, a menos que tomemos una cerilla y encendamos las acartonadas multidimensiones."
                                               Frag. de "Polidimensiones", pág. 27 de Eleanor Brooks


El extraño ser, fulgurante espanto, se alegró muchísimo al ser llamado.
-¡Al fin! Pensé que ya nadie me necesitaba. Hace como mil años que espero una invitación.
-No creo que tanto tiempo- respondió el otro.
-Bueno, quizás no tanto... ¡Pero que importa! Lo cierto es que quieres disfrutar de mis atenciones ¿no?
-No.
-¡Vamos, no me tomes el pelo y ven a mi Reino, dijera aquél! ¡Je,Je!
-Temo que no logro entenderlo totalmente, señor, sólo quería indagar sobre la Srta Marix Astru, modelo no desarmable R-15437.
-Me suena, me suena... pero olvidémonos de eso y pasemos a la perdición de tu alma...
-Ella lo ha demandado señor, y a propósito, no poseo alma.
-¿Qué no tienes alma? ¿Me demandó? ¡Maldita puerca!
-Dice que usted no cumplió el contrato.
-Vamos, esto es una burla. Si supieras lo que dice el contrato...
-¿Lo que dice...?
-¡No! ¡No! ¡En voz alta no!
-Dice: ORGASMO INFINITO.
-¡Uy! ¡Lo dijo nomás!
-Y usted no lo cumplió.
-¡No lo cumplió, no lo cumplió! ¡Mirá  como quedé! ¡Perdí 40 kilos en una semana!
-¡Pero el contrato es muy claro, señor!
-¡Tú no entiendes, hubo trampa! ¡Cómo iba a saber que ella era un ingenio semi-artificial e insaciable!
-¡No es cosa mía! Desde este momento está usted a mi cargo, para comparecer ante el tribunal de...
-¡A tu cargo las pelotas!, dijo El Diablo y se esfumó.
La persecución recién comenzaba.



                                                              FIN

No hay comentarios:

Publicar un comentario