Ya hace tres años que con la invalorable ayuda de Salma comencé este blog. En este tiempo no he escrito todo lo que hubiera deseado, pero tengo suficientes ideas de cuentos y novelas como para creer que lo mejor está por venir. Quiero agradecer a todos los que visitando este blog, me animan a escribir y a crecer en mi arte. Por cierto, vivo en Uruguay, mi nombre es Pablo Daniel Rodríguez Remedios, mi dirección de correo es pablodaniel.gandalf@gmail.com y soy más que nunca un escritor under y fan de la ciencia ficción y la fantasía… ¡UN ABRAZO! ¡Y GRACIAS POR ESTAR AHÍ!

lunes, 13 de diciembre de 2010

LA ENFERMEDAD

Con tanto que se ha escrito sobre zombies y tantas pelis que se han hecho sobre el tema, me dieron ganas de escribir...¡sobre zombies!
¡Larga vida a los fans de los zombies!

Este cuento se lo quiero dedicar a Andrea, una querida amiga...


El rostro del uniformado hombre no solo lucía serio como corresponde a un teniente coronel de los marines sino también preocupado. Es que las comunicaciones radiales que le estaban llegando desde un poblado en donde habían intervenido sus tropas eran para preocuparse.
-¡Y toda la culpa la tienen esos oficinistas hijos de puta de la aeronáutica que planifican y realizan operaciones y no le dicen nada a la gente de tierra! ¡Y nosotros vamos al frente como los bobos del club de esta guerra de mierda que ya me tiene las pelotas llenas!- Estaba no solo preocupado, sino también muy molesto.
Todo se había iniciado hacía cuestión de una hora. Siguiendo la rutina, luego de localizada resistencia en un poblado afgano y si lo ameritaba por su importancia estratégica o por la importancia “moral” que pudiera tener en los rebeldes, era cuidadosamente bombardeado por aviones no tripulados y luego entraban los infantes a tomar “posesión” del mismo, apoyados por vehículos blindados. Se contaban los muertos, se remataba algún rebelde armado que estuviera herido y si llegaban a encontrar algo o a alguien de interés se lo comunicaban a la inteligencia. El procedimiento era sencillo… y podía llegar a ser peligroso. Pero esta vez no fue como otras… los misiles no explotaron, simplemente soltaron una nube de algo que parecía vapor, que se extendió unos minutos como niebla sobre un radio considerable y que pronto quedó en nada… varios proyectiles terminaron cubriendo todo el poblado.
Esto le comentó el teniente Gerald al capitán a cargo, quien a su vez le comentó inmediatamente al teniente coronel tal situación…pronto estuvo a la radio…
-Sargento, habla el teniente coronel Springs…dígame ¿los impactos no fueron explosivos?
-Negativo, señor, negativo, no explosivos, parecían otro tipo de producto…
-¿Otro tipo de producto? ¡No quiero ni pensar, ni suponer que estén usando otros tipos de producto sin avisarnos! ¿Todos tienen su protecciones bacteriológicas?
-Si señor…y también trajimos las vacunas y sueros…
-Escúcheme bien…póngase sus equipos, inyéctense las vacunas standard y por favor, revise que todos sus hombres tengan funcionando correctamente sus respiradores…
-¡Si señor!
- Luego acérquense a los límites del poblado pero no entren hasta que pueda confirmar que tiraron en ese lugar…-
Y cuando estaba intentando comunicarse con alguien que pudiera explicarle porque en vez de un bombardeo convencional habían lanzado ojivas de no sabía que cosa sobre ese pueblo lo llamó el teniente nuevamente.
Estaba asustado, muy asustado.
-¿Qué sucede teniente?
-Señor, los pobladores se están acercando a nosotros…
-¿Armados?
-No señor, desarmados, pero parecen… -titubeó- ¿Ha visto usted películas de zombies?
El teniente coronel pensó en The Walking Dead… había visto religiosamente todos los capítulos de la primera temporada… -Si teniente, si…¿porqué me lo pregunta?
-Porque parecen zombies señor…
-Teniente, es usted un buen soldado –un buen y cansado soldado, ¡ah, esta guerra!- Haremos algo…si se acercan a menos de treinta metros les disparan…¿ok?
-¡Si señor!
No llegaron a pasar cinco minutos cuando el teniente lo llamó nuevamente. Al abrirse la comunicación se sentían disparos.
-¡Señor! ¡Los disparos no parecen detenerlos! ¡Y mordieron a dos de los hombres!
-¡Dé la orden de retroceder! ¿Mordieron a dos de sus hombres?
-¡Se los están comiendo, señor!
-¡Por Dios!
-¿Qué hago señor?
-Pruebe algo…en las películas de zombies…
-Disculpe señor-le interrumpió- Me asustan esas películas señor…  uno de los hombres dice que para que mueran hay que dispararles en la cabeza…
-¡Exacto! ¡Hagan eso! ¡Dispárenles en la cabeza!
-Señor, de todas maneras tenemos que continuar retrocediendo… deben de ser más de cien, quizás doscientas personas-zombies que vienen por nosotros…
-Está bien, retrocedan y enviaré refuerzos… llegarán ahí en dos horas…
-¿En dos horas señor?
-No puedo más rápido, retrocedan lo más ordenadamente posible…supongo que ustedes caminarán más rápido que ellos…
-Si señor, algo más rápido…
-Troten entonces…y tenga cuidado con los heridos…¿Tiene alguno?
-Creo que no señor…¿Por qué me dice que tenga cuidado con los heridos?
-¿Es que no sabe que los heridos se transforman en zombies al cabo de un rato?
-¡Ay no! ¡Gracias por avisar señor! ¿Pero que hago si tengo algún herido entonces?
-¿A esta altura pregunta eso? Hasta no saber que es eso que tiraron y si tiene algún tipo de antídoto…
-¡Ya sé…tiro en la cabeza!
-¡Bien, está aprendiendo! Y teniente…
-¡Diga, señor!
-Trate de no perder más hombres, por favor. Estamos en comunicación…
-¡Si señor!
Springs estaba cada vez más cabreado. Sus insultos se sentían hasta en Pakistán.
¡Voy a averiguar quien fue el pinche puto que tiró esa mierda sin avisarme y lo voy  hacer colgar de las pelotas!
A pesar del aire acondicionado, la mano que sujetaba el teléfono sudaba -¿Hola? Habla el teniente coronel Victor Springs ¡Necesito urgente hablar con el general Eduard Velásquez! ¡Escuche, si le digo urgente es porque es urgente! ¡Dígale que es una emergencia, so burro!-
Y tengo que esperar… ah, este ejército no es el de antes, no, no, mucha última tecnología pero la gente, los soldados, cada vez son peores! –Finalmente…-
-Eduard, si soy yo… ¿qué donde estoy? ¡Dónde más, en el frente, donde tendrías que estar tú también, hijo de mil putas! ¡Ja,Ja! ¡Tenemos un serio problema, serio, serio! Ibamos a intervenir en un pueblo, el 516, sí, chico, trescientas personas, y los aviones no tiraron bombas, o sí bombas pero no explosivas, ¡Si! ¡Con aquellos productos! ¡Pero no nos avisaron absolutamente nada! Para nosotros era todo de rutina pero resulta que ese producto está, como explicártelo, zombificando a la gente, sí, como en El Amanecer de los Muertos, si, la de George Romero, y avanzaron sobre los nuestros, las balas no les hacen nada, excepto en la cabeza y se comieron ya a dos de los nuestros… No sé que hacer, salvo evacuarlos…pero quiero saber que mierda tiraron, si hay antídoto o no y porqué no me avisaron… Si… ¡Ya sé que es difícil de creer! Fue sobre las 9 am…los aviones creo que eran Reapers, son los que más operan aquí… Espero tu llamado…
Estaba muy impaciente cuando el teléfono sonó. Ya había hablado repetidas veces con el teniente y la situación no era para nada favorable. El creía que eran perseguidos por unos doscientos zombies y aumentando… y había perdido dos hombres más…
-Si, escucho… ¿Cómo? ¿Que fue un error? ¿Pero como van a cometer ese tipo de error? ¿Qué esos misiles ni siquiera eran para tenerlos almacenados aquí? ¿Y menos para lanzar? ¡Pero es de locos! ¿Que piensan que fue Al Qaeda? ¿¿¿¿Queee, que se infiltraron en la base, esa base y cargaron los ojivas prohibidas???? ¿¿Pero tú crees que me voy a creer esa pendejada?? ¡Solo falta que le echen la culpa a Anonymous! ¡Si, claro, a Assange y a su Wikileaks! ¡A las putas computadoras échenle la culpa! ¡Por favor!¡Dile al payaso responsable de ese despacho que yo mismo le daré un disparo en la cabeza cuando regrese, si regreso!¡Está bien, ya estoy evacuando mis soldados! ¿Pero qué hacemos con los doscientos infectados, por lo menos, que están ya vagando por el país? Si, organizaré un cordón para que no escape nadie…pero no será fácil…la zona está relativamente poblada, hay escondites, montañas… haré lo que pueda… y ni hablar que todo lo que hagamos debe de ser en absoluta reserva… Je,Je, por cable nada, por supuesto…

Tres días más tarde, a pesar de los esfuerzos de todas las tropas aliadas el cerco se rompió y la infección se extendió… ese fue el comienzo del fin…
El teniente coronel estaba más que preocupado…sentía un vacío en su estómago, algo que lo amargaba… ¿llegaría a ver la segunda temporada de The Walking Dead?

                                 FIN

1 comentario: